Artículos Técnicos
Actualidad
Concentrar pariciones ¿Si o no?
A menudo se olvida que el objetivo del tambo es el beneficio económico y que éste se forma de ingresos por ventas menos costos. Mejorar la reproducción afecta ambos factores de la ecuación y contar con vacas fértiles contribuye más de lo que se piensa a nuestro beneficio.
   En Argentina no está claro qué hacer
   
   Así podemos señalar que:
   
   · No hemos escuchado hablar demasiado de cuánto cuesta una mala reproducción.
   · El sistema de evaluación de ACHA contempla solamente datos de producción.
   · Desde hace 50 años se utiliza genética seleccionada en otro ambiente por litros y/o tipo, dejando de lado lo demás.
   · La mayoría de nuestros productores y profesionales reflejan este sistema, y no se observa un sistema de evaluación y prioridades propio que tome en cuenta el beneficio del productor dentro de nuestros ambientes físicos y económicos. Esta evaluación debe llegar a ser tan localizada como para contemplar costos, precios, castigos y premios vigentes para cada tambo.
   · Es usual que en los tambos se haga parición todo el año, sin demasiada organización.
   Parición todo el año
   
   Ventajas
   
   · Cuando el precio de la vaca de rechazo es alto no resulta costoso tener la gran reposición que exige una permanencia media en el rodeo de 2,2 lactancias. En USA - donde ha sido seleccionada la genética que se utiliza aquí - la reproducción, por ello, no es tan importante. En Mar y Sierras con 3,2, y Nueva Zelandia (NZ), con 4,5 no es recomendable.
   · Es tentador, si no se observa un celo, dejarlo para el mes siguiente.
   · Al no preocupar la preñez se puede priorizar la mayor producción individual, lo que es evaluado positivamente por ACHA y objetivo de quienes participan en las competencias de control lechero.
   · Si el objetivo es producir más leche por vaca por día y por lactancia, seguramente es mejor parir todo el año. Por ello, los sistemas estacionados concentrados carecen de interés para las asociaciones de productores y la industria del semen.
   · Un régimen de servicios menos exigente ocasionará que las vaquillonas entren al tambo a los 28 meses, con lo cual producirán más leche durante la primera lactancia que entrando a los 24.
   · Al no tomar en cuenta rechazos, ni vacas que no están en ordeño y se saquen las que no producen un mínimo, la producción por vaca en ordeño por día resultará más alta.
   
   Desventajas
   
   · Repartir la tarea de detectar celos casi todos los días sobre 9 a 12 meses, le hace muy difícil al tambero sostener la atención y exigencia y aguantar el stress que esta tarea requiere.
   · Esto determina pobres resultados de preñez (AACREA informa una parición del 60,8% para el tercio superior más productivo de sus socios). Estas tasas pueden obligar a comprar vaquillonas de afuera para sostener la cantidad de vacas en ordeño.
   · Y se le agrega, a esta inversión, las pérdidas por descarte y vacas improductivas.
   · A menudo las vaquillonas tienen la segunda parición a los 42 meses.
   
   PARICIONES ESTACIONALES CONCENTRADAS
   
   Ventajas
   
   · Permiten diseñar el suministro estacional de forrajes y la composición, fertilización, riego y manejo de las pasturas en función de los requerimientos estacionales del grupo de vacas.
   · Causa mucho menos stress al personal que una parición continua.
   · Una corta ventana de servicios permite monitorear semanalmente con facilidad la presentación y el no-retorno, tomando medidas a tiempo con vacas que no ciclan. El profesional puede colaborar positivamente una vez que el productor adopte objetivos claros. No hay CIDR (dispositivo intrauterino) que valga si las vacas presentadas no se encuentran en óptimo estado corporal. (1)
   · El Estado Corporal se puede monitorear desde el nacimiento mediante evaluaciones y pesadas, ya que se dispone de grupos de animales de similar edad – crianza/destete, recría, servicio y al parir.
   · Lograr que una cantidad máxima de vaquillonas paran en excelente estado cerca de los 24 meses de edad influye sobre el resto de su vida útil productiva y reproductiva, dando progenie que pare cerca del inicio de la ventana de pariciones y con menor probabilidad de saltar un servicio.
   · Esta metodología conduce a tener un rodeo fértil, al detectarse rápidamente y no tolerarse vacas que saltan servicios y permanecen vacías.
   · Si se dispone de más de un tambo, permite dar vacaciones al personal, extremar las ventajas de tener todas las vacas en el tambo cumpliendo un ciclo anual y utilizar la época en que la vaca esté seca para hacer mantención y arreglos en el tambo. También se puede coordinar que el tambo esté cerrado cuando conviene que así sea. Si queremos una lechería viable, necesitamos atraer gente capaz, con ganas de trabajar y que ser tambero se considere una carrera válida. Para que se queden hay que ofrecerles buenas condiciones de trabajo: vacaciones y menor stress.
   · Contando con la vaca adecuada, con 5 lactancias, solamente hará falta para mantener la carga animal incorporar al tambo vaquillonas por el 20% del rodeo, pudiendo o no criar el resto asignando más recursos a las vacas, venderlas, o servir la cola de los servicios con semen de carne, aprovechando los ciclos de esta actividad.
   · Conduce a utilizar menos pajuelas de semen por cada preñez.
   · Se logra una selección natural de las vacas más fértiles, que son las que permanecen en el rodeo. Esta selección explica la buena fertilidad presente en el rodeo de Nueva Zelandia donde la industria se aferra a un ciclo anual, produciendo leche cuando es más rentable.
   
   Desventajas
   
   · Lleva varios años acomodar el sistema, aunque al poco tiempo se comience a ver las ventajas.
   · Hay que ejercer un rechazo importante de vacas que no quedan preñadas, a menudo las que producen más leche.
   · La vaca que queda servida después, pare más tarde, dando progenie que tiende a entrar en el rodeo a una edad superior a 24 meses.
   · Esto conduce a tener grupos de vacas que pasan de un rodeo al otro o de un tambo a otro si se dispone de más de un tambo. Es necesario ir reduciendo al mínimo estos grupos, reemplazándolos por vaquillonas fértiles y apuntando a concentrar la preñez en las primeras tres semanas de cada ventana.
   
   Una alternativa intermedia
   
   Productores que no quieren ir a un sistema estacional pueden desarrollar dos períodos cortos de parición para simplificar la vida y dejar de lado la parición continua todo el año. Un sistema sencillo hace bajar los costos.
   
   Experiencias concretas
   
   Jock MacMillan, referente mundial en este tema, nos ha visitado en varias ocasiones, pero el interés que ha suscitado entre estudiantes y profesionales jóvenes, no tuvo mayor eco entre productores tamberos. Jock trabajó 30 años en NZ perfeccionando la tecnología y métodos para mantener el ciclo anual de las actividades lecheras con una parición anual, frente al desafío de tambos y mérito genético mayores. Como consecuencia de la inquietud de la lechería australiana ante una eficiencia reproductiva en declinación, Jock se trasladó a Melbourne. Hoy hay varios tambos en Argentina Influenciados por Jock con pariciones estacionadas concentradas y empiezan a cosechar sus beneficios.
   
   Dave Forgey, productor de Logansport (Indiana) escribe en Hoards Dairyman que le contó al gerente de su banco que no podía bajar sus costos. En 1992 asistió con su veterinario a una disertación de Jock MacMillan, con quien volvieron a su tambo. Dave vendió toda su maquinaria, eliminó su sistema de ración totalmente mezclada, sembró pasturas permanentes, las fertilizó, cruzó su rodeo Holstein con genotipo neocelandés, organizó un servicio estacional y cierra su tambo en invierno. Hace tiempo ya que Dave no debe un dólar al banco. El Cuadro 1 indica que en el 2.000 sus 130 vacas parieron en una ventana de 6 semanas y en el Cuadro 2 se resumen las ventajas logradas.
   
   Cuadro Nº 1: Ventanas de Parición. Tambo Pastoril Estacionado, Indiana, USA
    Productor: Dave Forgey. Vacas: Holando NZ.
   

   
   Cuadro Nº 2: Resumen de datos provisto por Dave Forgey. Rodeo de servicio holando friesian NZ en USA con parición estacionada en primavera, y tambo cerrado en el frío del invierno.
   

   
   
   

   
   Una corta ventana de servicios permite monitorear semanalmente con facilidad la presentación y el no-retorno, tomando medidas a tiempo con vacas que no ciclan.
   
   

   
   Repartir la tarea de detectar celos casi todos los días sobre 9 a 12 meses, le hace muy difícil al tambero sostener la atención y exigencia y aguantar el stress que esta tarea requiere.
   
   Revista Producir XXI 172 Feb 06
   Ing. Agrón. Clive Mulville
   Productor
   E-mail: mulville@fibertel.com.ar

CABIA © 2017